« NUESTRA PRINCESA EN SUS PRIMERAS CLASES DE NATACIÓN. AL AGUA PATOS!

conocen la sensación de estar a la orilla del mar, querer saltar, nadar y no poder hacerlo…? . Yo la conozco perfecto y todo porque «no se nadar».  Sí, créanlo o no, no se nadar :/ , sin embargo soy una amante del mar, no hay lugar que disfrute más. Lo malo, no se nadar. Por eso decidí que mi pequeña no debía pasar por lo mismo . ¿Error o acierto de madre? , querer compensar con los hijos lo que uno no es o sabe.

bueno, total que agarrándome de que a Sofi le encanta el agua, decidí meterla a la natación ( decidimos, diría su padre 🙂 ). Y les cuento que le ha gustado mucho. Los primeros días fueron de total apapacho por parte de la instructora, ella le ensañaba mientras jugaban y platicaban. Sofi estaba feliz y encantada, todo era miel sobre hojuelas.

…sólo que la clase pasada si fue un poquito diferente. La instructora se puso más enérgica y la hizo trabajar muchísimo, al punto de que tenía ganas de bajar y sacarla del agua. Se me hacía chiquito el corazón :/ pero bueno, respiré y respiré y mi esposi me decía: tranquila, tranquila, la chiquita esta bien … total que me relajé y al final de la clase me dí cuenta que no debí estresarme tanto, la chiquita salió contenta  y le dio cinco a su maestra, fue super tierno.

ahora escribiendo me viene a la mente que en la primer clase una mamá me pregunto que quien era mi hija y al decirle , la miro y me dijo: ouch!, le tocó la maestra más ruda!… ahora se porque lo decía. Pero yo sigo encantada, la instructora es formidable y se que Sofi se alegra mucho al verla, eso lo compensa todo.

a ver que nos depara la clase de hoy… lindo martes!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: