« INICIANDONOS EN MONTESSORI!

Deja un comentario
Montessori

hace un par de meses comenzamos a buscar algunas escuelas donde podríamos inscribir a nuestra Alcachofa. Separarnos de ella o pensar en separarnos de ella era algo muy doloroso y hasta fastidioso; simplemente no nos decidíamos, sin embargo continuábamos en la búsqueda, ya que a pesar de estar renuentes, sabíamos que nuestra pequeña necesitaba estar y convivir con niños de su edad.
un domingo nos encontramos con una gran pareja y padres de dos hermosas princesas, desayunamos y vimos una película del ciclo infantil del Cine Tonalá y entre un montón de cosas,  salió el tema de que estábamos buscando escuela para Alcachofa. Mariana ( la mamá )  sin titubear nos recomendó un Montessori, yo la verdad no tenía mucha idea o no tenía idea de lo que era, pero después de esa plática todo cambio, comenzamos ó comencé a tener un panorama más amplio.
Mariana nos decía que sus hijas estaban ahí y que estaban muy felices, además de explicarnos lo que era la ideología y aprendizaje Montessori. Así que ya que íbamos de regreso a casa, yo le dije a Klaus que me interesaría conocer más lo que era y quizá inscribir a Alcachofa a uno. El me contestó que quizá era demasiado hippie y que como alemán necesitaba que nuestra hija conociera reglas. Eso le había funcionado y creía que a ella también le serviría; yo me moleste pero cuando desconoces algo no tienes muchas armas para defenderlo; así que seguí investigando y cada que tenía oportunidad le sacaba el tema, no insistía mucho y no hice un drama por que ni siquiera estaba segura de querer dejar a mi hija sola en una escuela. Fuera la que fuera. Pero no hay plazo que no se cumpla, así que llegó la hora de escoger una escuela. Una tarde estaba en un consultorio y ví una revista Gymboree, leí, me informe y se apegaba más a lo que Klaus quería y a mi no me disgustaba, así que llamé y justo empezaba un curso de verano y la inscribí ( pero esa es otra historia ). Después de tres semanas, nos dimos cuenta que no era lo que queríamos para nuestra hija.
ahora esa era mi oportunidad y cuando menos me di cuenta ya estábamos cruzando la puerta de un Montessori, el ambiente era súper lindo y sólo habíamos visto el jardín, después vino la directora y una guía y nos enseñaron el lugar, nos explicaron más a fondo la ideología y esta vez Klaus no lo dudo y mucho menos yo, era justo lo que habíamos estado pensando y sin saberlo.

ahora les puedo decir que estamos muy, muy felices, ella ha tenido un gran avance, su desarrollo en pocas semanas ha sido enorme, se levanta gustosa todas las mañanas de saber que va al Montessori y regresa súper feliz a casa, ha dejado el pañal al 100% sin siquiera pedírselo, también ya le dijo adiós a la mamila ( aunque mamá la sigue consintiendo :/ ) y comienza a ser muy, muy ordenada. Ya levanta sus cosas después de utilizarlas, se cepilla los dientes sola y elige su ropa para el día ( ya lo hacía pero ahora más ) y sola decidió que quería dormir en su habitación.

a veces ( casi siempre ) es muy difícil ser padre y como padres primerizos más, pero lo más importante es seguir tu corazón. Las madres tenemos un sentido que pocas veces nos engaña, no hay que tener miedo de seguir esas señales.
ahora les puedo decir que el sistema Montessori, es más que una escuela, es una forma de vida, que apenas conozco (cierto) pero que me encanta. En poco tiempo he visto grandes cambios en mi hija, en mi familia y en mi casa. La casa que creí que jamás estaría ordenada, ahora todas las noches tiene todo en su lugar, simplemente porque al ver el cambio de Alcachofa, nos motiva a hacer mejor las cosas y ayudarla y apoyarla en este proceso.
Montessori para mi, es un aprendizaje y una forma de vida, donde los niños aprenden a su ritmo apoyados por material especialmente diseñado para su edad, dónde la guía los acompaña en cada paso y dónde el desapego se hace de forma natural, evitando estrés y nerviosismo en los pequeños y es una forma de llevar la vida de manera más clara, ordenada y creativa. Y sí, sí hay reglas, pero son reglas que se aprenden de forma natural, no impuestas, los niños “no” hacen lo que quieren como muchos piensan ( mi esposo también lo pensaba ).
si nosotros desde un principio hubiéramos visitado un Montessori, jamás hubiéramos tenido otra opción, al menos no hasta que cumpla los 6 años.
a todos los padres primerizos les recomiendo que visiten muchas escuelas antes de decidirse, que hagan muchas preguntas y que no duden de los mensajes de su corazón, sobre todo a las madres…y no olviden incluir un Montessori en su lista!, seguro les encantará!.
p.d. y de que no llevan uniforme, ni se preocupen. Los niños van a un ambiente, no a un desfile de modas.
Lindo miércoles!

The Author

Lifestyle Blogger, Veggie, Tea Lover, Family Spirit. MX/DE

leave a reply

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s