!Legal hasta en África!

Hoy está de fiesta mi corazón, hoy cumple años mi primer hijo de alma, no de sangre. Hoy hace 23 años que mi corazón se hacia chiquito y sufría pensando que jamás me iban a volver a querer mis papás, que mi tiempo con ellos jamás existiría y que el amor paternal me decía ” adiós”. Pero claro, todo era una confusión en la que la pubertad no ayudaba. Sí sólo nacía mi hermano menor, no era para tanto, decían … Pero para mi, era el fin del mundo!..

Pequeño Cesarín, después de darte muchos pellizcos y hacerte malas caras, nació el amor de hermanos. Comencé a quererte muchísimo, protegerte y mimarte; a veces de más. Comencé a verte y sentirte como una parte muy especial de mi vida. Pasábamos tanto tiempo juntos entre natación, cine y demás; que más que un hermano, eras mi cómplice.

Recuerdo perfecto cuando me mirabas paralizado al escuchar que lloraba por algún chico que me gustaba. Recuerdo que a tus pocos añitos tratabas de consolarme y hacerme sentir especial, y sobre todo me decías palabras que siempre lograban reconfortarme

Con el tiempo fue creciendo nuestra amistad, hermandad y complicidad. Después pasaron los años y llegó el momento de partir de casa. Ahora a 6 años de que dejaste el hogar de mamá y papá y que decidiste aventurarte a un país tan incierto pero hermoso como lo es Alemania, y que sin saber el idioma tomaste la determinación de luchar por tus sueños; te digo gracias.

Gracias por que me has enseñado que en cada ser hay una fortaleza inmensurable. Que cada esfuerzo nos acerca más a un gran logro, y sobre todo me has enseñado que el cordón umbilical debe ser cortado a una corta edad sin miedo. Por que el verdadero cordón que importa es el une nuestros corazones y el de toda la familia.

Deseo que este nuevo año que inicias hoy, sea un año lleno de regocijo y paz. Que cada paso que des sea firme y te acerque más a tus metas y sobre todo que nunca olvides de donde vienes, y siempre, siempre que puedas ayudes a quien lo necesite. Recuerda, a veces una sonrisa, un buen gesto o una palabra de aliento pueden cambiar el destino de alguien más.

!MUCHAS FELICIDADES!

Con mucho cariño,
Tu hermana♥

P.D. Ha dejado de doler el decir “Felicidades” en la distancia, por que no es algo para sufrir sino para festejar. Ya son 6 años y lo sigues logrando. Hasta pronto!.. Abrazos de Alcachofa, Bebé Ruh y Klaus.

Deja un comentario