Días como hoy ser madre no es fácil.

¡Hola a todos!, por fin pude sentarme a escribir, bueno, técnicamente estoy acostada 🙈.

Hoy fue un día muy raro y agotador para mi. Me desperté, preparé el lunch de Alcachofa como todas las mañanas, de ahí las cachorritas comenzaron a llorar, lo que nunca, así que a las 6:30 a.m. tuve que darles desayuno, lo cual regularmente hago a las 8 a.m.😏. Terminé y decidí hacer una pequeña siesta la cual se prolongo hasta las 10.30 am, ya me imaginarán, yo vuelta loca corriendo de un lado a otro cual perrito tratando de alcanzar su cola, todo, para ir a la oficina; sí, lo acepto, no me duché, ya no había tiempo.

Y zas, regresando del trabajo tuve que llegar a doblar turno, el turno de mamá. Sí, llegando a casa entro en el rol de mamá y mi cabeza debe cambiar al 100%, debo olvidarme de la chamba ( lo cual a veces no es fácil) y entrarle a las cosas que implican ser madre. Desde cuidar de las niñas, organizar las cosas del colegio, checar si hace falta algo, jugar con ellas, etc.

Días como hoy, ser madre no es nada fácil. Días en los que el caos te alcanza, la desorganización te invade, todo se retrasa y no sabes si sigues dormida o estás despierta… esos días sí que son muy agotadores.

Ser una madre que trabaja fuera de casa puede llegar a ser muy pesado porque incluye el doble turno, no digo que ser ama de casa no lo sea, también he sido ama de casa y se que a veces también quieres correr.

¿Qué si quiero volver a casa y dejar de trabajar? No, definitivamente no. Aunque el trabajo puede resultar muy cansado, también es un espacio donde puedo salir, pensar en otras cosas, hacer algo diferente. Qué a veces me gustaría estar más tiempo en casa, eso está claro, por eso trato de organizar mi vida, mi día a día para pasar tiempo de calidad con mi familia y disfrutarlos. Pero también tengo días como hoy, que todo se sale de control y sólo quiero tirarme a la cama, taparme de pies a cabeza y pensar que no hay nada ni nadie más y desear que el día se acabe para empezar de nuevo.

¿ Les ha pasado?

Deja un comentario