Oktoberfest 2018- Club Alemán

Oh por Dios, hoy es una noche lluviosa y tranquila, de esas que disfruto mucho. Pocas veces hay noches como esta en casa, así qué hay que gozarla. Y tener tiempo para escribir y compartirles un pedacito de mi, me encanta.

El sábado pasado nos fuimos al Oktoberfest! Comimos, bebimos (agua por supuesto 😂), las niñas disfrutaron de los juegos mecánicos y los inflables, pero lo mejor, fue la compañía. Estuvimos con grandes seres humanos y amigos. Ellos son de esas personas con las que disfrutas estar porque puedes ser tú. Te sientes libre y tranquilo.

El festival en términos generales estuvo aceptable. Esta vez la comida no fue muy variada, pero las galletitas hechas en casa, las berlinesas, las paletas heladas y que hubiera opción vegetariana, me gustó. Los juegos mecánicos, en especial el gusanito, fue un éxito, los niños se subieron como 20 veces 👌. La cerveza que era de lo importante, no tuvo gran variedad pero lo que había creo que se podía tomar, y digo creo, porque esta vez me tocó sólo ver🤰🏻. El ambiente por la tarde, fue lindo, muy familiar. Y el espacio adecuado para que los niños lo disfrutaran, que era la idea. También hubo el clásico “show” de baile tradicional alemán, aunque era todo menos alemán, pero shhhh!!! no le digan a nadie😂. Abrieron un barril gigante de cerveza que jamás vi a donde fue a parar, y tocaron música para ambientar.

¿Qué sí volvería? Seguro que lo haría, mejor dicho, seguro que lo haré, mientras las niñas lo sigan disfrutando.

Aquí les comparto un par de fotos, sólo que la pasamos tan lindo entre platica y platica, postre y postre, que se me fue la onda de tomar fotos, pero rescaté algunos momentos.

Ya bien jodida, pero feliz
Ya bien jodida, pero feliz

Bonita noche!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: