Los anhelos y desapegos del nuevo año.

adk_0145

El año comienza y con él un sin fin de expectativas llegan. Se vuelve un momento de muchos deseos, anhelos y también muchos duelos. Es el momento en el que miramos atrás y nos damos cuenta de todo lo bueno, todo lo malo, todo que sí, lo que no y lo que dejamos ir.

El inicio de año por sí mismo es muy especial, pero se vuelve más crucial con los años, porque ya no se trata sólo de comer 12 uvas deseando volvernos fit (por que hasta para eso empezamos mal, las uvas tienen un chingo de azúcar). A lo que me refiero, es que se vuelve crucial porque salimos de nuestro estado catatónico, porque despertamos y reconocemos lo que sí queremos en nuestra vida y lo que nunca más.

Es un momento en el que determinamos y visualizamos lo que nuestra vida realmente necesita. Y esta cabrón, porque sabemos que debemos tener las agallas para dejar atrás todo lo que nos duele, nos hiere, nos minimiza y no nos deja crecer. Es el momento en el que tenemos que des-apegarnos de todo lo que nos impide crecer en lo personal, emocional y espiritual… para poder despegar.

Es el momento en que debemos perdonar y avanzar, y en el que sabemos que de no hacerlo, simplemente permaneceremos en el mismo lugar, y quizá felices pero limitados y sin evolucionar.

Con el inicio de un nuevo año también debemos recapitular y darnos cuenta que no somos todo lo que creíamos ser, que quizá somos más y no nos reconocimos o que quizá no hicimos lo suficiente.

También es un momento en que debemos saber que la vida misma tiene sus delicias y sus insabores, y que para ambas debemos estar preparados. Y que cada una se vive diferente según las armas emocionales con las que contemos.

Pero a pesar de todo, es delicioso saber que tenemos una nueva oportunidad para perdonar, agradecer y avanzar. Tenemos una oportunidad para convertirnos en todo lo que realmente nos hace sentir plenos y felices. Tenemos la dicha de poder escribir un nuevo capítulo que incluya todo lo que nos lleve a un estado de amor y paz.

Los Ruh deseamos que este 2020 sea tan maravilloso como cada uno lo necesite. ¡Aplíquense!

Con mucho cariño, Vanessa

Deja un comentario