Cuando dejamos de lado lo que solíamos disfrutar.

Echándole un vistazo a mi blog, me doy cuenta de lo alejada que estaba él. Y cosa curiosa, me alejé de él aún cuando era mi lugar de catarsis, y prioricé otros detalles en mi vida, que creí, eran más importantes.

Sin embargo, al cabo de los meses, me doy cuenta de que me alejé de algo con lo que me identificaba, algo que me permitía la catarsis o simplemente me ayudaba a recordar los sabores e insabores de la vida.

Hoy no sé si estoy de vuelta, pero sí estoy segura de una cosa, los tiempos del universo son perfectos.

Qué por qué lo digo, bueno, justo hoy por la mañana hablaba con mi psicóloga de lo mucho que me he alejado de lo que solía disfrutar, y entre esas cosas estaba este mi rinconcito, y no, no es culpa de la maternidad, la única culpable he sido yo.

Es curioso como fácilmente nos alejamos de lo que amamos o disfrutamos, por hacer un montón de cosas más que creemos son más importantes, pero más importantes para quién o para qué.

En mi caso, he dejado muchas cosas de lado por mi trabajo, un trabajo que amo y disfruto. Un trabajo por el que cada mañana me despierto contenta, sin embargo, de a poco me doy cuenta que me he ido al extremo, dejando de lado mis pasatiempos, inclusive mi persona…Me he ido perdiendo, me he olvidado de mi y de las cosas que también amaba; lo cual me recuerda que todos los excesos son incorrectos.

Mis amigos no me dejarán mentir, soy una persona que disfruta recordarse y recordar que no debemos irnos a los extremos con nada, sin embargo, esta vez también caí en el error, lo cual no significa que deba vivir en él.

Por suerte, siempre podemos redireccionar, regresar, frenar o avanzar con mayor velocidad.

P.D. Hoy tenía una «reunion online» , que por x o y no se dio, y tuve oportunidad de escribir una vez más…los tiempos del universo son perfectos.

Deja un comentario