Mi pandemia – Capítulo 1

Definitivamente cada persona, cada familia y cada negocio, vivimos una pandemia diferente unida por el mismo virus. Y lo digo, porque cada uno tiene una historia de vida diferente, necesidades y oportunidades diferentes, pero esta, esta es mi pandemia.

Recuerdo que los primeros días estaba muy enojada, asustada, temerosa y un leve ansiosa por miedo a lo desconocido. Pedía a todos mis familiares y amigos que se quedaran en casa y rezaba porque pronto fuera mitigada. Este primer punto de la pandemia me generaba ansiedad por la angustia de no poder tener el control sobre la situación.

Conforme pasaban los días, la angustia aumentaba y la vivía pegada al televisor y las estadísticas, tenía la necesidad de saber cada detalle, cada cifra; así sentía que controlaba algo, ¿qué?, no sé, pero me hacía sentir mejor.

Después, me dí cuenta que el llenarme de tanta información real y falsa, me estaba enloqueciendo, veía real lo falso y viceversa, y sentía que todo tenía el virus. Y ni hablar de la extrema limpieza y lavado de cada cosa y persona que entraba a mi casa, me refiero a mi familia, porque nos encerré a piedra y lodo.

Al cabo de las semanas, me fui tranquilizando, tomándolo con más calma, y mientras veía que en países de Europa la gente comenzaba a reunirse y rehacer su vida, eso me daba mucha esperanza, al final, nada es para siempre ni por siempre, me decía.

Así pasaron muchas semanas, muchas… vivía cuidándome pero tranquila.

Despúes pum, el encierro me alcanzó, simplemente un día me colapsé y me di cuenta que esto era real, la pandemia era real, el caos era real. Y entré en pánico, mis defensas se fueron a los suelos y mis emociones también, y sí que la pasé muy mal. Pero bueno, como madre, esposa, hija, hermana y como mujer, no podía dejar que eso siguiera pasando, así que me levanté y como pude, comencé de nuevo.

Ahora, seguimos en pandemia a la cual no debemos perderle el respeto pero sí debemos aprender a vivir con ella o mejor dicho, aprender a cuidarnos del virus e intentar hacer una vida dentro de la normalidad posible.

Deja un comentario