Categoría: daily

La mamá es la mamá…

M

adre, muchas gracias por se mi mami de vientre, por algunas veces ser mi madre adoptiva y por otras tantas ser mi madrastra.

MADRE, gracias por ser mi terapeuta de mi pinche lenguaje, aunque te falló un leve, por ser mi bruja hechicera cuando me limpias con un huevo para alejar las malas energías y por ser mi fashion stylist recordándome que puedo ser hippie pero debo ser una hippie cool. Ahhh y también gracias por ser mi mejor enfermera, chef, psicóloga, maestra, cuidadora y todos los demás clichés certeros.

MADRE, gracias por todas las oportunidades que me has dado para hacer las cosas de una forma diferente aunque no siempre las he merecido. Gracias por ser mi cómplice e indiscutiblemente mi contención, apoyo y guía.

Gracias por ser mi cobijo, por extenderme tus brazos siempre que los he necesitado. Gracias por todos los abrazos que me has dado de amor porque tu regazo siempre me reconforta, pero sobre todo, gracias por los abrazos que me has dado después de una discusión, un enojo, un berrinche y una decepción, por que sin duda, estos últimos me han fortalecido y me han hecho sentir tu amor incondicional.

MADRE, nuestra relación no ha sido miel sobre hojuelas, hemos tenido miles de discusiones en las que te confieso, tarde o temprano, tú has tenido la razón, no siempre, no todas las veces, pero si la mayoría de ellas.

MADRE, gracias por soportarme cuando era una joven descarriada, por no quitar el dedo del renglón y por apoyarme cuando yo, sin saberlo, más lo necesitaba.

Gracias por ser esa pared con la que me confronto con mis ángeles y mis demonios, por ser mi espejo de lo que sí quiero y no quiero ser como madre. Gracias por frenarme cuando intento reproducir tus errores con mis hijos, diciéndome- no comentas mis mismos errores.

Gracias por adoptar a mis hermanos hahahahhaha. Gracias por siempre estar para nosotros y por ser muchas madres en una sola persona, tratando de entender, aceptar y amar a cada uno de tus hijos, reconociendo que tenemos personalidades diferentes pero que estamos unidos por un mismo corazón.

MADRE, agradezco que seas una persona abierta a toda diversidad y estoy segura que por eso el universo me eligió para ti, por que no podría concebirme con alguien más. Gracias por enseñarme que siempre habrá un mejor mañana y por ayudarme a convertirme en la guerrera que hoy, al igual que tú, también soy.

Gracias por ser para mis hijos la abuela que yo nunca tuve y siempre desee. Gracias por amarlos, aceptarlos, guiarlos, alimentarlos, llenarlos de abrazos, apapachos y por ser tan alcahueta con ellos. Por quererlos tener cerca aún cuando rompen tus jarrones nuevos y rayan tus paredes recién pintadas. Gracias por tener siempre la fruta que más les encanta y por hacer el super mercado pensando en ellos, esta última ellos también te lo agradecen.

Gracias por enseñarme que ser madre no está peleado con ninguna otra faceta en la vida. Y gracias por recordarme todos los días que debo cuidar de mi, que debo estar y sentirme completa y bonita para mi.

Gracias por enseñarme que las madres también se equivocan, reconocen, piden perdón y perdonan, pero sobre todo, por enseñarme que las madres son dadoras de amor, guía y contención.

MADRE, gracias por todo, por lo bueno y por lo no tan bueno, porque en conjunto te han hecho la madre perfecta para mi. Te amo mucho mami.

P.D. Gracias a mi hijos por darme la oportunidad de ser mamá, los amo. Gracias por todo universo…

Vane R.

Editado 11.05.21

Magnus cumple 1

Wow, escribir este post es como un verdadero viaje en el tiempo, fue la última celebración que tuvimos antes de la generación cubrebocas.

El cumple 1 de Magnus marca para nosotros un antes y un después. Fue nuestro último cumple con el núcleo completo, ya saben , familia elegida y familia extendida.

Recuerdo perfecto que aún no teníamos muy claro que estaba pasando en el mundo, aún veíamos la alerta sanitaria lejana y poco clara.

Así que antes de todo el caos mundial, tuvimos oportunidad de celebrar a Magnus, libremente, en su cumple 1.

Fue un cumple super bonito, con pura gente bonita en toda la extensión de la palabra, comida rica, muchos dulces, chocolates y piñata. Y además, mi chiquitín lo pudo celebrar con sus 4 abuelos presentes, lo que lo hizo aún más especial. Klaus cocinó lasagna y ensalada, y yo fui su pinche hahahah.

Lo disfrutamos un montón, y aunque para Magnus aún muchas cosas no eran claras, estoy segura que lo paso bien lindo. Y como no, si había muchos brazos para cargarlo y muchos corazones para apapacharlo.

Se preguntarán porque recién les comparto esto, la verdad es que hay un chorro de episodios lindos de nuestra familia que he olvidado subir, pero como buen cliché… recordar es volver a vivir. Y vale mucho la pena volver a sentir por medio de imágenes, lo rico de las reuniones fraternas.

Les comparto aquí, con mucho cariño, un poquito de lo que fue ese día. Si dan click en la imagen, se abrirá la galería.

Vane Ruh

Sesión cumple 1 Magnus

No puedo creer que Magnus ya cumplió DOS años y nunca les compartí esta belleza del cumple UNO.

Belleza para mi, para su papá y uno que otro familiar, porque los niños el primer año siguen medio amorfos :P, pero las fotos son tan bonitas, que vale la pena compartirlas.

Las fotos nos las tomó Georgina Ávila, Geo, como le digo yo, es super talentosa y tiene un tacto inigualable con los niños, conecta super bonito con ellos, su energía es la magia que le ayuda a capturar los mejores momentos.

Read More

Días como hoy.

Días como hoy, en los que la luz del sol que tanto amo, me lastima. Días como hoy, en los que mis manos se entumecen de ansiedad y mis ojos se cierran de sueño… días como hoy, no son mis mejores días.

Días como hoy, en los que preferiría estar hecha bolita en mi cama, tapada de pies a cabeza, con la ventana abierta sintiendo cómo el aire levanta la orilla de mis sábanas.

Días como hoy, en los que no soy la mejor compañía, en los que quisiera correr por un bosque, gritar y tirarme entre las ramas secas, mover mis brazos para después romper en llanto, romper desde el corazón y sacar todo lo que me angustia y me da miedo. Días como hoy, en los que sólo dejo que las horas pasen mientras anhelo un mejor mañana. Días como hoy, no son mis mejores días, pero son parte de mi y de mi vida.  

Esta también soy yo.

Vane R.

PASCUA 2021

Desde que conocí a Klaus (mi esposo), la época pascual cambió, ahora es divertida y emocionante. Puedo decir que ahora sí me dan ganas de gozarla, planearla y la disfruto un montón.

Antes, desde niña, era pasarla acostada viendo interminables películas religiosas en blanco y negro que transmitía la televisión abierta, porque no había más :P, y estaba lindo porque estaba acurrucada con mis papás, pero no era divertido, oops!

Read More

A un año de la pandemia

Los últimos días he pensado mucho sobre los cambios físicos, mentales, emocionales y espirituales que he tenido en esta pandemia. Muchos han sido deseados, otros necesarios y muchos más obligados.

Esta pandemia me ha convertido en una persona que jamás creí, he llegado a sentir mucho dolor, muchísimo dolor, diría yo, a subir mis niveles de ansiedad y de paranoia e inclusive por un tiempo, me ha llevado a la depresión . Pero también me ha ayudado a buscar dentro de mi esa paz que tanto anhelaba, me ha ayudado a reencontrarme, reconocerme, reaceptarme, readaptarme, valorarme y sobre todo, me ha ayudado ha replantear mis hábitos emocionales.

Este episodio de ya un año, me ha llevado al borde de todo; del llanto, del dolor, de la negación, de la frustración, de la angustia, del enojo, del miedo, del preguntarme mil y un veces el por qué. ¿Por qué a mis amigos? ¿ Por qué ella? ¿ Por qué él? ¿ Por qué ellos?, inclusive ¿ Por qué a mi?, porque buena o malamente, el dolor de mi familia directa, extendida y elegida, es mi dolor.

Pero como siempre lo digo, no todo es bueno o malo, por que esta pandemia de introspección, como la llamo yo, me ha guiado para sanar y hacer las pases con mi pasado, entre esas cosas esta el aceptar la muerte.

Desde niña mi relación con la muerte fue dolorosa, siempre tuve mucho miedo a sentirla o presenciarla, a que mis padres murieran o que alguien cercano a mi muriera; lamentablemente desde corta edad la canalicé como algo trágico y no logro recordad porqué. Pero pensar en ella, era un dolor que de verdad me hacia sufrir y sentir escalofríos. La vivía como un sentimiento de desolación y olvido, como un vacío total.

Read More