Categoría: ser mamá

mom …

M

adre, muchas gracias por se mi mami de vientre, por algunas veces ser mi madre adoptiva y por otras tantas ser mi madrastra.

MADRE, gracias por ser la terapeuta de mi pinche lenguaje, aunque te falló un leve, por ser mi bruja hechicera cuando me limpias con un huevo para alejar las malas energías y por ser mi fashion stylist recordándome que puedo ser hippie pero debo ser una hippie cool. Ahhh y también gracias por ser mi mejor enfermera, chef, psicóloga, maestra, cuidadora y todos los demás clichés certeros.

MADRE, gracias por todas las oportunidades que me has dado para hacer las cosas diferente aunque no siempre las he merecido. Gracias por ser mi cómplice e indiscutiblemente mi contención, apoyo y guía.

Gracias por ser mi cobijo, por extenderme tus brazos siempre que los he necesitado. Gracias por todos los abrazos que me has dado de amor porque tu regazo siempre me reconforta, pero sobre todo, gracias por los abrazos que me has dado después de una discusión, un enojo, un berrinche y una decepción, por que sin duda, estos últimos me han fortalecido y me han hecho sentir tu amor incondicional.

MADRE, nuestra relación no ha sido miel sobre hojuelas, hemos tenido miles de discusiones en las que te confieso, tarde o temprano, tú has tenido la razón, no siempre, no todas las veces, pero si la mayoría de ellas.

MADRE, gracias por soportarme cuando era una joven descarriada, por no quitar el dedo del renglón y por apoyarme cuando yo, sin saberlo, más lo necesitaba.

Gracias por ser esa pared con la que me confronto con mis ángeles y mis demonios, por ser mi espejo de lo que sí quiero y no quiero ser como madre. Gracias por frenarme cuando intento reproducir tus errores con mis hijos, diciéndome- no comentas mis mismos errores.

Gracias por adoptar a mis hermanos hahahahhaha. Gracias por siempre estar para nosotros y por ser muchas madres en una sola persona, tratando de entender, aceptar y amar a cada uno de tus hijos, reconociendo que tenemos personalidades diferentes pero que estamos unidos por un mismo corazón.

MADRE, agradezco que seas una persona abierta a toda diversidad y estoy segura que por eso el universo me eligió para ti, por que no podría concebirme con alguien más. Gracias por enseñarme que siempre habrá un mejor mañana y por ayudarme a convertirme en la guerrera que hoy, al igual que tú, también soy.

Gracias por ser para mis hijos la abuela que yo nunca tuve y siempre desee. Gracias por amarlos, aceptarlos, guiarlos, alimentarlos, llenarlos de abrazos, apapachos y por ser tan alcahueta con ellos. Por quererlos tener cerca aún cuando rompen tus jarrones nuevos y rayan tus paredes recién pintadas. Gracias por tener siempre la fruta que más les encanta y por hacer el super mercado pensando en ellos, esta última ellos también te lo agradecen.

Gracias por enseñarme que ser madre no está peleado con ninguna otra faceta en la vida. Y gracias por recordarme todos los días que debo cuidar de mi, que debo estar y sentirme completa y bonita para mi.

Gracias por enseñarme que las madres también se equivocan, reconocen, piden perdón y perdonan, pero sobre todo, por enseñarme que las madres son dadoras de amor, guía y contención.

MADRE, gracias por todo, por lo bueno y por lo no tan bueno, porque en conjunto te han hecho la madre perfecta para mi. Te amo mucho mami.

P.D. Gracias a mi hijos por darme la oportunidad de ser mamá, los amo. Gracias por todo universo…

Vane R.

Editado 11.05.21

Magnus cumple 1

Wow, escribir este post es como un verdadero viaje en el tiempo, fue la última celebración que tuvimos antes de la generación cubrebocas.

El cumple 1 de Magnus marca para nosotros un antes y un después. Fue nuestro último cumple con el núcleo completo, ya saben , familia elegida y familia extendida.

Recuerdo perfecto que aún no teníamos muy claro que estaba pasando en el mundo, aún veíamos la alerta sanitaria lejana y poco clara.

Así que antes de todo el caos mundial, tuvimos oportunidad de celebrar a Magnus, libremente, en su cumple 1.

Fue un cumple super bonito, con pura gente bonita en toda la extensión de la palabra, comida rica, muchos dulces, chocolates y piñata. Y además, mi chiquitín lo pudo celebrar con sus 4 abuelos presentes, lo que lo hizo aún más especial. Klaus cocinó lasagna y ensalada, y yo fui su pinche hahahah.

Lo disfrutamos un montón, y aunque para Magnus aún muchas cosas no eran claras, estoy segura que lo paso bien lindo. Y como no, si había muchos brazos para cargarlo y muchos corazones para apapacharlo.

Se preguntarán porque recién les comparto esto, la verdad es que hay un chorro de episodios lindos de nuestra familia que he olvidado subir, pero como buen cliché… recordar es volver a vivir. Y vale mucho la pena volver a sentir por medio de imágenes, lo rico de las reuniones fraternas.

Les comparto aquí, con mucho cariño, un poquito de lo que fue ese día. Si dan click en la imagen, se abrirá la galería.

Vane Ruh

Sesión cumple 1 Magnus

No puedo creer que Magnus ya cumplió DOS años y nunca les compartí esta belleza del cumple UNO.

Belleza para mi, para su papá y uno que otro familiar, porque los niños el primer año siguen medio amorfos :P, pero las fotos son tan bonitas, que vale la pena compartirlas.

Las fotos nos las tomó Georgina Ávila, Geo, como le digo yo, es super talentosa y tiene un tacto inigualable con los niños, conecta super bonito con ellos, su energía es la magia que le ayuda a capturar los mejores momentos.

Read More

PASCUA 2021

Desde que conocí a Klaus (mi esposo), la época pascual cambió, ahora es divertida y emocionante. Puedo decir que ahora sí me dan ganas de gozarla, planearla y la disfruto un montón.

Antes, desde niña, era pasarla acostada viendo interminables películas religiosas en blanco y negro que transmitía la televisión abierta, porque no había más :P, y estaba lindo porque estaba acurrucada con mis papás, pero no era divertido, oops!

Read More

Lo que nadie dice de la maternidad.

II. ¿Estamos preparados para ser padres?

Vaya, después de tres hijos y dos perritos, aún me resulta complejo el esclarecer mis ideas en este sentido, porqué además cada persona le da un enfoque diferente a la palabra «preparados»; ya sea un enfoque  emocional, financiero, laboral, educativo, personal, etc. Pero hablemos de la parte emocional, de esa que se siente desde las entrañas y que nos trae emociones difíciles de explicar. 

Mi respuesta en sentido emocional podría ser muy ambigua, debido a que socialmente hemos idealizado y crecido con la añoranza de una maternidad romántica, bonita, tierna y dulce, sin embargo, la maternidad real, es todo, menos romántica, la maternidad real es confusamente bella. Y el hecho de romper con tantos paradigmas y expectativas, duele.

Porque cuando despertamos y sentimos que toda esa ideología romántica se nos va como agua entre los dedos, y nos enfrentamos con la real e irónica  maternidad, dudamos sí de verdad estamos preparados para ser padres. Porque la realidad es completamente diferente a lo añorado, lo cual no quiere decir que sea mala, pero sí muy diferente y en ocasiones dolorosa.  

Porque seamos honestos, la maternidad no sólo es dulce, también es cruda, desesperante y angustiante. Y es cruda porque es real, y además rápidamente nos hace darnos cuenta que no importa cuanto leamos, estudiemos o preguntemos, nunca nos sentiremos realmente preparados para ser padres, porque simple y sencillamente cada maternidad es diferente y no podemos encasillarnos en un sólo método o estudio. Es por ello que debemos entender que la maternidad y el ser padres es cómo una fiesta, en donde todos podemos asistir pero no todos la pasamos igual.

Y como mujer lo sabemos desde el día uno, porque disfrutamos el hecho de saber que seremos madres, pero también nos sentimos confundidas y aterradas; porque además para nosotras y para nuestra pareja, nada parece claro, sobre todo las primeras semanas en las que todo cambia a cada instante, en las que de un momento a otro nos llenamos de análisis clínicos y visitas al doctor,  semanas en las que morimos de ganas por contarle al mundo entero la maravillosa noticia y al mismo tiempo estamos asustadas de hacerlo. Semanas en las que como mujer no necesitamos sentirnos comprendidas sino cobijadas.

Y todas estas sensaciones y emociones  nuevas,  llenas de llantos y alegrías inexplicables, nos confunden y nos hacen dudar aún más si de verdad estamos preparados para ser padres. 

Y es ahí que debemos entender que quizá nunca estemos cien por ciento preparados emocionalmente para recibir la paternidad pero si es un hecho que debemos empezar a fluir como una pareja de futuros padres y entender que lo que encaja hoy puede ser que no encaje mañana. Y que no importa cuántos cursos tomemos o dejemos de tomar, estos sólo nos capacitarán pero no nos prepararan realmente para la emoción y conexión como padres, y mucho menos para entender y romper la barrera entre la maternidad romántica y la verdadera maternidad.

Porque el ser padre es algo que nace de forma natural y no se trata de sentirnos preparados, sino de transformar todas esas angustias inexplicables en valentía y amor, y esperar la llegada de nuestro bebé con una gran y válida nerviosa sonrisa, pero sobre todo con el corazón en la mano, abiertos a todo y libres de expectativas. 

…es muy curioso el echo de sentirnos incompletos como padres antes de la llegada de nuestro bebé pero es más curioso aún que este sentimiento  nunca se va. Nunca tenemos la certeza si de verdad estamos preparados ó si estamos haciendo lo correcto o no, pero como dicen » hay que tomar al toro por los cuernos», ser valiente, paciente, entregado pero no abnegado y sobre todo muy amoroso, porque en el momento que te conviertes en padre, una parte de tu corazón comienza a caminar fuera de ti… 

P.D. Recuerda, quizá no estemos preparados pero de forma natural estamos capacitados, y con amor todo fluirá.

PARTE 1. El inicio

Lo que nadie dice de la maternidad.

I. El inicio…

Bien es cierto que la maternidad es maravillosa de principio a fin, el saber que una nueva vida crece dentro de ti y el poder sentir la alegría de otro corazón latiendo al unísono, es algo único e irremplazable, sin embargo, la maternidad va más allá.

La maternidad también es incertidumbre, nostalgia, malestares físicos y emocionales, ansiedad, desesperación, angustia, llanto, dolor, confusión y un montón de emociones más, y no precisamente todas bonitas.

Read More