Categoría: Thoughts

Rol de madre…

Me encuentro sentada, calentando mis manos con un taza de café. Y me viene a la mente lo raro pero entendible que es, el como todos hablamos desde lo que creemos es una realidad, sin darnos cuenta que sólo son puras perspectivas, tabúes e idealizaciones. Y en especial me vienen aquellas perspectivas que tenemos como madres. En las cuales, una a una nos devoramos, creyendo que un  rol es más digno que otro, por que sí, hasta como madres, tenemos diferentes roles.

La verdad o al menos en mi concepción (aquí entra la perspectiva); todos los roles pueden llegar a ser muy duros pero también todos y cada uno tienen su valía.

Mi Rol de madre..

Existen un montón de roles como madre, pero hoy, quiero contarles mi rol como “madre que trabaja fuera de casa”. Uno, que muy por el contrario de lo que se piensa, también puede llegar a ser muy tortuoso. Por que es mentira que la tenemos muy fácil, que como no cuidamos crías todo el día, no tenemos estrés. Aquí les cuento como muchas veces es mi día…

…Dicen por ahí que soy muy afortunada de salir de casa y poder despabilarme, sin embargo, no saben lo difícil que es acostarse tarde y levantarse aún de noche. Alistar crías, mandarlas al cole, alistarse y salir a tiempo a trabajar. Para después llegar al trabajo, escuchar quejas y seguir o dar instrucciones y resolver problemas.

No saben lo difícil que es partirse en dos para organizar tiempos de oficina, pedir permisos para citas médicas, asistir y preparar reuniones de trabajo y asistir a juntas escolares. Y ni hablar de buscarle la cara a otras madres cuando no pudimos llegar.

No saben lo difícil que es organizar agendas laborales y agendas personales. Lo difícil que es tener carga extra de trabajo y crías enfermas; y más aún, lo difícil que es encontrar a alguien en quien confiar para que atienda de ellas. Y no, no se trata de que no estemos, sí estamos, pero a nuestra manera.

Lo difícil que es comprar interminables listas escolares y verificar que no falte la despensa.

Lo difícil que es salir molida, jodida y en ocasiones hasta frustrada, y llegar a casa a cantar la gallina pintadita.

No saben lo que es partirse para cumplir con proyectos laborales y fiestas infantiles…y ni hablar de organizar el regalo que al final nadie apreciará.

Lo difícil que es estar al tanto de comprobantes de servicios que además debemos pagar y no olvidar.

No saben lo que es tener días en los que se duda si hacemos bien o hacemos mal; si deberíamos de seguir trabajando o si deberíamos claudicar.

Sin embargo, esta última, seguro que es una duda que a todas nos llega en cualquiera que sea el rol que elegimos – “el saber si hacemos bien o si hacemos mal”. Pero creo que esta duda es más una duda moral y no una personal. Por que como mujeres y madres sabemos muy bien en donde queremos estar. Por eso siempre debemos recordar que lo moral cambia de mente en mente y de boca en boca. Y no se trata de que es más importante: si el trabajo, la escuela, los cursos o la familia. Se trata de nosotras, de nuestra forma de ser y del rol que asumimos.

La verdad es que nuestra realidad como madres no es nada sencilla, por eso, siempre debemos recordar que ninguna tenemos la verdad absoluta ni la crianza perfecta.

Que todas hemos decido y asumido un rol que no es sencillo pero es a nuestra manera. Sabemos que ser madre es a prueba y error. Y estoy segura que todas, sólo deseamos que nuestras pruebas y nuestros errores hagan a nuestros hijos fuertes, independientes, felices y que siempre siempre se sepan amados y aprendan a amar.

Si somos buenas o malas madres solo tiempo lo dirá y recuerden que nunca seremos perfectas.

El embarazo es una gran 💩

Yo sintiéndome de la 🤦🏻‍♀️ pero poniendo “mi mejor cara”
En esta foto estaba en uno de los peores días del embarazo, pero tratando de poner mi mejor cara para el señor que nos dio en adopción a Tokio ( la peri-hija color golondrina)

Hace un par de semanas estaba reunida con unas amigas y les contaba cómo el embarazo sí que puede ser una gran💩. Sólo hubieran visto su rostro, sus ojos se abrieron cual búho. Pero es real, el embarazo puede llegar a ser una muy mala pasada, y cómo no serlo, si es como estar 9 meses en tus días. Con altos y bajos, con risas y llantos.

Durante mucho tiempo he escuchado mujeres decir que el embarazo es lo más maravilloso del mundo. Aclaro, hablando de embarazo como tal, sí, de ese donde te crece la barriga interminablemente y te pesa y cansa, ese donde existen los ascos matutinos o nocturnos, mareos, dolores de cabeza y cambio emocional cual montaña rusa.

Porque no, no me refiero a que la idea de ser madre y tener una hermosa cría sea una 💩. No, no nos confundamos, hablo del embarazo tal cual.

De verdad, a todas esas mujeres que oigo decir a otras que es lo más bello del mundo, me dan ganas de preguntarles si de verdad nunca les dolieron los pezones, si nunca les dolió la espalda baja, si su ciática nunca las traiciono, o si el oler hasta el aliento de las personas a un metro de distancia les pareció agradable, y ni hablar de cuando sacas babas cual caracol. Porque la verdad es que para mi al menos los primeros meses, no lo es. Esa sensación de levantarte y correr al baño para sacar ese líquido amargo y amarillo o el no soportar ni el aroma de mi esposo; para nada me parece un momento bello.

Así que no te preocupes, no te escondas, no niegues tus emociones y sentimientos. Para muchas como lo es para ti, cómo lo fue para mi; el embarazo es una verdadera mierda. Y eso no te vuelve una mala mujer y mucho menos una futura mala madre; sólo que no todas tienen los ovarios para decirlo porque simple y sencillamente va en contra de lo que dicta nuestra sociedad. Pero sí, el embarazo puede llegar a ser una gran cagada, pero al final es una que vale la pena (una y otra vez). Si no, por qué estaríamos aquí.

…recuerda, el embarazo también pasará, cómo ha pasado todo aquello que algún día te incomodó.

….lo más importante es el regalo final y visualízate bien, feliz y bonita. No sé si servirá pero visualízate 😁

Atentamente, la que no entiende

Feliz día de los abuelos 2018👴🏼👵🏼

No existe amor más complice que el de un abuelo. Yo jamás creí que mis padres pudieran ser tan tolerantes, pacientes, amorosos y comprensivos. Jamás imagine que un vaso derramado sobre la mesa pudiera sacarles una sonrisa y un – no pasa nada. Jamás imagine que un plato de sopa se pudiera quedar por la mitad y aún así merecer un postre. Y mucho menos imaginé que los caramelos, los helados y las paletas de hielo pudieran ser como el pan de cada día. Porque si mis padres hubieran sido la mitad de bellos conmigo como lo son con mis hijas, no serían mis padres, serían mis abuelos 🙃.

Cada que veo sonreír a mis padres, cada que veo correr a mis padres tras mis hijas y cada que veo su carita de sufrimiento cuando se caen o se lastiman; me doy cuenta que los hijos fuimos su primer amor, pero los nietos son su verdadero amor.

Sé que hay muchas actitudes de mis papás que como madre estoy en desacuerdo. No me gusta el mimo exagerado, la compra masiva de juguetes, la ingesta de caramelos que parecen llevarlos al coma diabético, pero ¿ en serio podría vivir sin ese retrato mental de mis padres y mis hijas siendo felices y verdaderos cómplices?… además, si no pasa esto, entonces que harían los abuelos.

Sé que los abuelos hacen muchas cosas que parecen ir en contra de nuestra crianza, pero estoy segura que un verdadero abuelo, jamás haría algo que dañara a sus nietos. Así que dejemos de pelear esa batalla. Los abuelos están para dar amor, para consentir y apapachar. Dejémoslos hacerlo, dejémoslos disfrutar y dejemos a nuestros hijos ser felices con sus abuelos.

Son muy amorosos, son familia, los quiero mucho, a veces se les bota la canica, pero… son muy lindos – Alcachofa 2018, hablando de sus abuelos.

P.D. Y si tú estas en el lado B de los abuelos. El lado donde los abuelos mientras más lejos mejor, bueno, sólo date la vuelta y retírate. No debes pelear y desgastarte en esa batalla. Tampoco he conocido a alguien que haya muerto por no tener abuelos. Así que, no pasa nada. Sé el padre que ese abuelo nunca fue, por que el amor es lo más importante y el amor lo cura todo.

!Feliz día de los abuelos y feliz día de los abuelos postizos!

Feliz día a los abuelos más locos y más cómplices que cuidan de nuestras crías para que sigamos haciendo locuras… vivan los abuelos!!!

*También feliz día a mis suegros que son unos hermosos en la distancia, sólo que para ellos el día fue el 26 de julio, en el día mundial de los abuelos.

Amor hasta en las venas

bebevaneEstoy en un momento de mi vida que siempre soñé, pero que jamás creí que llegaría, pero este calor que siento en mi vientre es quien me ayuda a entenderlo; es tan único y quizá irrepetible, es amor, es ternura, es dulzura, es esperanza…es la vida misma.

Jamás me imaginé que una cosa tan diminuta crecería dentro de mi y me enseñaría a vivir con ilusión, con emoción y que me enseñaría el más puro y verdadero amor; pero por tercera vez me lo ha mostrado.

Me siento muy ilusionada, quizá por que soy más vieja, un poco más sabia y sobre todo porque he aprendido a conocerme y reconocerme. Y es que cada una de mis hijas me ha enseñado a vivir y a amar desde la fecundación misma.

Sin importar quien fue la primera, la segunda o la tercera, todas han sido diferentes y especiales; cada una con su identidad, su carácter y su forma tan única de ser; me ha hecho sentir sensaciones y emociones que no sabia que existían y me han enseñado a vivir y a respirar.

Recuerdo que con mi segunda bebé tenia mucho miedo de no ser capaz de volver a amar como ya lo hacia; y me sentía culpable y traicionera. Ahora sé que el amor es más que una palabra de 4 letras, el amor es una sensación infinita, sensación donde siempre hay suficiente para compartir.

Hoy no hay nausea, mareo o dolor de cabeza que me haga dudar. Soy infinitamente feliz, lo estoy disfrutando segundo a segundo desde el primer día que mi corazón lo supo. Estoy muy ilusionada, tranquila y agradecida. Y sé que este bello regalo que pronto llegará a iluminar nuestra familia, ya es un amor que vibra hasta en nuestras venas.

Te amo  esposito , pronto seremos padres por tercera vez 😱🤣

·ilustración por mi bella Bequi💕

Desde ese momento. Happy Mother´s Day

Mis hijas haciendo mi cartel sorpresa.

La prueba lo confirmaba – ¡Estaba embarazada!

Recuerdo perfecto la emoción que sentí, estaba casi completa. Había terminado la universidad, me había casado, vivía al otro lado de mundo y encima, sería mamá. Parecía perfecto.

Pero como en todo cuento de hadas, no podían faltar las brujas malvadas. Esos miedos, incertidumbres y dudas que me empezaron a acompañar.

¿Seré buena madre?, ¿y si no puedo?, ¿y si algo le pasa al bebé?, ¿y si algo me pasa? . Y si, y si y si. Esos “y si”, que durante 9 meses de embarazo  me acompañaron…

Pero claro, no todo era gris, había cosas más hermosas como – los primeros mareos, las nauseas matutinas, la repulsión al atún, la migraña, pero sobre todo la primer y más minúscula estría. Sí, ahora después del 2do embarazo, sé que en verdad era minúscula.

Por que ser madre es una tarea desde el primer día que la prueba dice – ¡Positivo, estás embarazada!

Desde ese momento tu mundo ya no es tu mundo. Ahora debes empezar a cuidarte por dos y hasta crees que debes comer por dos (esa sí que es la mejor parte del embarazo).

Desde ese momento tu mundo gira entorno a cunas, strollers, ropa de algodón, azul o rosa.

Desde ese momento, tu agenda ya no es tu agenda. Ahora es la agenda del bebé. Y está llena de citas médicas, estudios, vitaminas por tomar y compras por hacer.

Desde ese momento dejas de llamarte por tu nombre para convertirte en – ¿Qué será? Y posteriormente “en la mamá de…”

Aunque “la mamá de”, toma sentido cuando entran al cole, ahí sí que me gusta.

Desde el embarazo sabes que no será una tarea fácil pero sí una bien recompensada.

Desde el embarazo comienzas a saborear lo amargo y dulce de dar vida. Con amargo me refiero a las contracciones y a los senos doloridos e hinchados. Y con dulce al por fin poder abrazarlo y sentir su rostro descansando en tu regazo. Pasando por las bellas pataditas  y las largas noches sin dormir.

Ser madre es una tarea 24/7 y no importa si te sientes bien o mal, te tienes que levantar. Y no es que sea un obligación hacerlo, si no que quedarte en cama, te hace sentir doblemente peor… y ni que hablar del remordimiento que sientes cuando en verdad te debes quedar a descansar. Aunque con el tiempo, el remordimiento como todo, va cediendo.

Ser madre llega a ser una tarea cansada, asfixiante y frustraste. Pero también una maravillosa. Una que te demuestra todo lo que eres capaz de hacer, sentir, planear, organizar, agendar, realizar y malabarear. Sí, te conviertes en el mejor malabarista del mundo.

Ser madre son desvelos, llantos, sufrimientos, ansiedad, miedo e incertidumbre. Pero todas y cada una de esas emociones que parecen negativas, en verdad son luces positivas, porque nos hacen más fuertes,  más determinadas  y casi invencibles.

Ser madre es más que el cliché de ser enfermera, cocinera y psicóloga. Ser madre es ser una criatura mitológica llena de poderes para sanar o para destruir.

Por eso, cuando esas caritas que sólo comen y cagan nos sonríen, y están a nuestro lado; debemos de cuidar nuestras palabras pero sobre todo  nuestros actos. Porque nuestros hijos son el mejor reflejo de nosotras.

De nosotras depende que tan fuertes o que tan débiles son. De nosotras depende formar seres independientes y felices o hijos apegados y frustrados. De nosotras depende acompañarlos en los caminos que les dan felicidad y guiarlos en los que les causan inseguridad.

Nosotras somos su todo, nosotras somos su guía y su prueba más tangible de que el amor existe. No lo echemos a perder, seamos fuertes para ellos y por ellos, pero sobre todo seamos fuertes para nosotras…

Hemos sido elegidas para realizar la tarea más difícil en la vida, disfrutémosla. Se vale llorar pero también se vale reír. No somos perfectas pero sí podemos ser felices.

Recuerden saborear lo dulce de cada lágrima, y siempre, siempre amar.

¡Feliz día de las madres!

P.D. Nuestra recompensa llega cuando los vemos sonreír y ser felices.